Imagen con valor comercial

Iluminación – Puro modelado 3D

Una lámpara es ante todo una fuente de luz. Pero también es un objeto cargado de emoción estética, que está integrado en un espacio, y que interactúa con el resto de los elementos visuales. Las herramientas del modelado 3D amplían el potencial de la creatividad artística hasta límites desconocidos, y son la base de cualquier modelado 3D.

El tratamiento de la luz es un aspecto fundamental en cualquier representación visual de un espacio. Durante día, la luz del sol es la que manda. Pero al caer la noche, es el momento de las lámparas. Gracias a las técnicas del modelado 3D estamos creando lámparas que, además de que el modelado 3D aporta valor estético, están diseñadas para comportarse como… lámparas.

El modelado 3D sirve para crear desde la nada cualquier objeto, desde una bombilla hasta el cable, con sus diferentes materiales y texturas. Posteriormente, esos objetos se van a integrar en una ambientación que está sujeta a los parámetros de la iluminación. De ahí que nuestro reto de modelado 3D consista en diseñar esos objetos que son emisores de luz, y que van a modificar el comportamiento del resto de los elementos.

Durante los últimos años hemos generado muchos renders, y hemos aprendido mucho sobre iluminación mediante el modelado 3D. Por eso estamos volcando esta experiencia en el diseño de las lámparas mediante el modelado 3D, una rama de la infografía que para nosotros es algo más que una herramienta, y que se puede equiparar con el arte de la escultura. Al fin y al cabo, ambas se rigen por las mismas leyes de la física.

La importancia que tiene el modelado 3D de una lámpara radica precisamente en su capacidad de interactuar de forma preponderante con el resto del espacio y con los objetos que lo integran. Además, un modelo creado con 3D es más flexible a la hora de integrarse en cualquier otro espacio diseñado con técnicas tridimensionales.